Categorías
Amadeo Porras Audio Evolución

Observa lo que haces y mejora cada día

El poder de la autobservación llevada a la acción

Todo lo que haces lo puedes hacer un poco mejor

Escucha el audio o sigue leyendo

Escucha el audio o continúa leyendo

Maestros y gurúes te dicen que tienes que autoobservarte, y es un buen consejo, principalmente si lo llevamos a la práctica, al día a día.

Ya sea que estés estudiando, en casa haciendo algún trabajo, o simplemente mirando al cielo, cualquier actividad, por más sencilla que sea, quiero que te detengas un instante y observes eso que estás haciendo.

Y con tu sabiduría, con tu conocimiento, con tu experiencia, pienses cómo puedes mejorar esa tarea o actividad. ¿Cómo podrías hacerlo un poco mejor?

Pregúntate ¿Cómo puedo hacerlo mejor? Así de sencillo.

Esta es una forma fácil de hacer un cambio inicial, y ese cambio inicial te va a llevar a un cambio más grande, o a una serie de pequeños cambios que te harán mejorar cada vez más en eso que haces y observas mientras lo haces.

El objetivo es observarte mientras realizas una actividad para descubrir cómo puedes hacerlo mejor.

Después de aprender cómo puedes mejorar, entonces pasas a la acción. Ejecutas esa mejora.

El pensamiento a veces se queda en lo subjetivo, en el aire, y hay que llevarlo a lo concreto, a la acción.

Cuando ejecutes la mejora que pensaste, quizá veas que puedes hacer cambios adicionales para mejorar aún más. Así como el pensamiento tiene su magia, la práctica también tiene la suya.

Comienza desde hoy esta autoobservación que felizmente se puede convertir en un hábito: toma una simple actividad, cualquiera que sea, y piensa cómo puedes mejorar un poco más. Luego ejecuta esas ideas.

Pon en práctica este conocimiento sencillo de autoobservación de una actividad para lograr un cambio y mejorar.

Si prestas atención a lo que haces y piensas activamente en cómo mejorar, serás mejor en muchas cosas cada día.

Un ejemplo sencillo y mundano con lavar los platos, una actividad diaria y común en todos los hogares:

  • Puedes mejorar el proceso con el fin de gastar menos agua.
  • Puedes mejorar tu técnica para hacerlo más rápido sin descuidar la calidad.
  • Puedes perfeccionar cómo acomodas los platos para que quepan más y que se golpeen menos.

Otro ejemplo sencillo y cotidiano es dejar los aparatos a un lado mientras comes en familia:

  • Puede ser que primero te invada la ansiedad. Quieres agarrar tu celular o tu tablet. Obsérvate. Aprende.
  • Luego, es posible que te incomode el silencio. Se ven las caras. No hay mucho de qué hablar.
  • ¿Qué puedes mejorar? Algo tan sencillo como la conversación familiar. Entonces para el día siguiente ya vienes con un par de temas interesantes o hablas de la comida, de cómo la hiciste o dónde la compraste, cualquiera sea el caso.
  • Viene otro día y propones un juego para después de comer.

Recuerda, todo es perfectible, todo se puede hacer mejor, y con pequeños pasos, pero a marcha sostenida, mejorarás cualquier cosa que hagas.

Hagas lo que hagas, obsérvate, anota tus ideas para mejorar, lleva esas ideas a la acción y repite.

Namaste.

Categorías
Amadeo Porras

Amadeo Porras

Clases | Pagar | Productos
Audios | Amadeo | Contacto

El Maestro Amadeo Porras es Profesor de Yoga y Pilates, Conferencista y Motivador.