En el yoga el prana es la energía vital que anima a todas las cosas vivas y permite el movimiento. Hace posible la acción y determina los procesos vitales. El prana conecta al cuerpo físico con el cuerpo energético.