Las tradicionales asanas del Yoga fueron adaptadas para ser acompañadas por un rodillo especial, implemento de esta modalidad venezolana creada por el maestro Amadeo Porras

Los cinco mil años que tiene de existir el Yoga fueron alcanzados en la época contemporánea por el Yoga Roll, una propuesta que hace el maestro Amadeo Porras (@amadeoporras), reconocido por su consagración a esta doctrina filosófica hindú.

Cuenta que esta variante del tradicional combina asanas -posturas tradicionales de Yoga- con técnicas modernas de ejercicios, especialmente los relacionados con el estiramiento. Normalmente las clases de Yoga se hacen sin accesorio, pero la de Yoga Roll utiliza un rodillo muy específico, creado por él. Es diferente a otros que existen en el mundo, producto de la investigación que hizo sobre los diferentes tipos de goma y proporciones.

Cuenta que “el primer rodillo lo diseñé hace 21 años, lo adapté, y cuando vi que funcionaba para los ejercicios de columna lo patenté y registré. Trabaja a nivel profundo, de fases, con masajes y liberación miofascial que yo le llamo ‘acupresión’. No es solamente el masaje sino la postura del Yoga acompañado del rodillo lo que produce un maravilloso efecto”, asevera además.

Ese estupendo resultado se refiere sobre todo al alivio del dolor de espalda. Y es que una de los tipos de clase de Yoga Roll se concentra precisamente en esa área, la columna vertebral.

“Entre el 80 y 85% de las personas en el mundo tienen dolor de espalda, por muchas razonas, porque en el mundo hay mucha tensión y estrés, lo que produce en las personas mucha contractura muscular y rigidez”, menciona el maestro Porras.

Los alumnos de sus clases dan testimonio de tal beneficio, incluyendo médicos y atletas de alto rendimiento. “Va gente con dolor y se alivian en un 60%, y hay casos en los que se le quita completamente. Para esas personas que tienen lesión es una bendición el disminuir el dolor y que tomen menos pastillas. Es el trabajo que estamos haciendo y que llevamos a todo lugar donde podamos”.

“Los resultados son visibles, y en la práctica son las personas las que dan su testimonio de beneficio. El doctor Florencio Vásquez sabe de mi trabajo. He tenido alumnos que han tenido por diagnóstico protrusiones, y el hecho de que el rodillo pase vértebra por vértebra, creando una extensión articular, esas protrusiones han sido reabsorbidas”, cuenta también.

Sencillo y sereno, sin dejar de ser dinámico y vivaz, el maestro de Yoga Roll comenta con orgullo que ya cuenta en el mundo con instructores certificados, “aplicando este sistema que es propio, venezolano, que nació aquí”.

“La experiencia del Yoga se une a la que tengo de Pilates, a la del uso del rodillo, de conocimiento de algunas técnicas de masaje, de acupuntura y de medicina alternativa. Visualicé un potencial en todo ese camino del cual no me he salido”, resalta.

Como lo es con el Yoga tradicional, en esta variante se trabaja la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio, la atención, la concentración, etc. La movilidad de todo el cuerpo se hará en los diferentes planos y con velocidades que van entre lento, rápido y en permanencia. Para el mejor aprovechamiento de una sesión de Yoga Roll es muy recomendable tener conocimiento base de algunos de los movimientos del Yoga además de saber usar el rodillo correctamente.
Consta de cinco tipos de clases, cada una con una hora de duración y dirigidas a todo tipo de personas, entrenadas o no. La primera se llama “Yoga Roll de activación integral” o “Yoga Roll de fortalecimiento integral”; la segunda es “Yoga Roll de recuperación activación y pasiva” o de “liberación del estrés”; en tercer lugar está “Yoga Roll para columna”; en cuarto orden se incluye “Yoga Roll de asanas” y finalmente la clase de “Yoga Roll integral”.
“Normalmente, en una sencilla, el alumno comienza por estimular el pie, dándose un masaje por encima del rodillo desde los dedos del pie hasta el talón. Hacemos preparación previa para después hacer una movilidad y elongación articular muy suave para que se genere una lubricación que nos va a ir también calentando el cuerpo. Lo que sigue es acostarse sobre el rodillo. En ese momento las vértebras se van a apoyar sobre él y todo lo que tienen alrededor van a caer por gravedad. El efecto que produce el rodillo en la columna es una relajación a nivel de todos los cuerpos blandos e inclusive de las articulaciones. Todo esto acompañado de la respiración. Después es que entramos en el proceso de la movilidad sutil, armoniosa de las asanas”, describe.
A partir de entonces el rodillo funcionará de dos formas: en una facilitará las posturas y en otra la dificultará para que la persona desarrolle una condición que necesite, por ejemplo una rotación de hombros o elongación de todo el cuerpo.
En los cinco tipos de Yoga Roll se practican asanas estáticas y dinámicas. En las primeras el rodillo actúa también como un punto de equilibrio y sostén, mientras que en la segunda se irá adaptando a las diferentes partes del cuerpo gracias a la facilidad que tiene el rodillo para desplazarse.
De la misma manera como suele hacerse con el Yoga, se recomienda hacer estas sesiones sobre un mat, una colchoneta firme o una superficie plana antiresbalante. Este maestro fundador de Yoga Roll señala que después de asistir a varias clases y aprender correctamente algunas posturas, los alumnos pueden practicarlo en sus casas, haciendo uso del mismo implemento.
Porras aspira -y está a la espera- de poder compartir lo que sabe y su experiencia con profesionales en el área de la salud: médicos, fisioterapeutas y las mismas autoridades del Ministerio de la Salud. “Poderles dar este conocimiento para ayudar a mucha gente que tiene dolor de columna”, dice.
Todos los sábados a las 8 de la mañana puede encontrarse al maestro Amadeo Porras dictando clases en el parque Generalísimo Francisco de Miranda, en Caracas, con una asistencia que ha alcanzado las 60 personas. De manera privada, también las desarrolla en varios sitios, por ejemplo en algunos de las sedes Gimnasio Gold’s Gym en la capital.
El Universal.
Julio 2018.